Bitácora de los socialistas de distrito Centro


Artículo de Marisa Ybarra en boletín de la ciudad de Madrid
28 febrero 2010, 1:05 pm
Filed under: Opinión | Etiquetas: ,

Con sólo diez años de país receptor de inmigrantes, nos estamos acercando al porcentaje de extranjeros de otros países con mayor experiencia en la acogida de ciudadanos extracomunitarios. Los problemas de esta absorción, en mucho casos no prevista, comienzan a provocar situaciones de exclusión social.

 Las diferencias culturales -entre éstas el idioma, vehículo de comunicación con el entorno, la religión y las costumbres diferentes- lastran la convivencia de algunos de nuestros barrios que anteriormente se dejaron degradar por la especulación inmobiliaria.

El desconocimiento de los usos y costumbres del país de acogida, las insuficientes políticas asistenciales, educacionales y de empleo por parte de los gobiernos municipales y autonómicos responsables, según su ámbito, de facilitar no sólo la integración con los foráneos, sino de impulsar un beneficioso intercambio cultural, han provocado en Francia situaciones que podrían darse en España dentro de algunos años.

Se dice que los incidentes de París tuvieron como causa que los jóvenes, hijos o nietos de aquellos que llegaron en busca de mayores oportunidades, se dieran cuenta de que sus perspectivas de ascenso social estaba lastrada por el color de su piel, por su apellidos o por otras causas que dificultaban la obtención de un trabajo digno y de acuerdo con su calificación profesional. Ellos ya no aceptaban empleos que en otro tiempo realizaron sus padres o abuelos: se sabían mejor preparados y de una forma u otra sentían que tenían derecho a participar en igualdad de condiciones en una sociedad cuyo lema -igualad, libertad, fraternidad- ha sido la enseña de ese país en todo Occidente.

Dentro de este fenómeno subyacen diferentes causas, en primer lugar destaca que es dentro de los barrios dormitorios de París donde se genera este problema, barrios compuestos en casi su totalidad de una población que vive arracimada en pisos de escasos metros, donde la vida en unas condiciones tan precarias predispone a la violencia. Poco espacio y desempleo encienden la mecha que provoca el incendio, cuyas consecuencias han sido demoledoras para el Gobierno y de difícil solución a corto plazo.

En Madrid para frenar este problema de exclusión social generadora de violencia, que en algunos casos ya apunta, se deberían acometer una serie de  de medidas tanto urbanísticas como sociales, tendentes a paliar o prevenir en un futuro próximo los altercados que se están produciendo en otras ciudades entre ellas:

La rehabilitación de los barrios de la almendra central de las ciudades y la construcción de viviendas sociales que facilitarían la necesaria convivencia y el intercambio cultural.

El mantenimiento de la red de pequeños comercios tradicionales, por medio de incentivos fiscales, mantendrían un espacio común de convivencia que ayudaría a fomentar la beneficiosa relación entre vecinos/as de distinto origen, fortaleciendo así, la asunción de normas comunes ciudadanas, con el fin de que los inmigrantes sean respetados en su diversidad y aprendan también ellos a respetar y asumir la forma de vida de esta su nueva ciudad y país de acogida.

(Artículo publicado en el Boletín de la secretaría de la ciudad de Madrid)

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: