Bitácora de los socialistas de distrito Centro


ANTE LOS RETOS DE LA CRISIS ES NECESARIA MÁS DEMOCRACIA Y UN NUEVO PSOE
19 febrero 2013, 11:08 am
Filed under: Opinión | Etiquetas: ,

RetosCrisis-ChemaPor Chema Dávila Pérez. Estamos asistiendo a un momento histórico que está trayendo cambios estructurales en nuestro modelo de sociedad y no precisamente en la dirección que nos gustaría a los que pensamos desde posiciones de izquierdas.

Con la excusa de la crisis, la derecha política, económica y mediática nos está haciendo creer que no queda más remedio que cambiar nuestro modelo de vida. Hasta ahora, había un pacto implícito en el que la ciudadanía pagaba impuestos y, a cambio, la administración pública desarrollaba lo que denominamos “Estado del bienestar”, con sus defectos, inacabado, pero que cubría aspectos fundamentales de cobertura social, en sanidad, dependencia, educación, prestaciones por desempleo, pensiones…

Este contrato social se ha roto con diferentes pretextos, la crisis económica, la presión de los mercados financieros y las ganas de unos pocos de hacer negocio a expensas de los intereses de la mayoría.

Se producen privatizaciones de servicios públicos, que supone entregar el patrimonio común a una minoría social para que haga negocio con el núcleo del estado del bienestar.

Vivimos un retroceso social como nunca se había dado en nuestra democracia. Nos imponen recortes en Sanidad, Educación, Pensiones, nos cambian el modelo de relaciones laborales reduciendo nuestros derechos, recortan los salarios y las prestaciones por desempleo, dificultan el acceso al sistema judicial en defensa de nuestros derechos, nos imponen un sistema fiscal cada vez más injusto, se permite que hayan desahucios a ciudadanos por parte del sistema financiero que hemos rescatados con el dinero de todos, se revisan y modifican las leyes al servicio de los grandes conglomerados industriales y financieros.

Se está destruyendo un marco de convivencia y de derechos que nos ha costado construir décadas, tirando por la borda un modelo social europeo que tendría que ser un referente a nivel mundial.

Esta situación que estamos viviendo no es sólo una crisis económica, sino también social y política. La falta de respuestas a esta crisis desde una perspectiva social más justa, ha puesto en primer plano los defectos de nuestra democracia. Los escasos mecanismos de participación ciudadana en la política, reducida prácticamente a votar cada cuatro años, los sistemáticos incumplimientos de los programas electorales por parte de las principales formaciones políticas (programas que son el contrato implícito por el cual la gente apoya una opción ideológica a cambio de su cumplimiento, base esencial de un sistema democrático) y la tibieza en las medidas contra la corrupción están provocando un rechazo al sistema. Aumenta en la ciudadanía el desprestigio de los partidos e instituciones democráticas planteándose que ya no son el mecanismo adecuado que ayuda a solucionar los problemas de la gran mayoría. La política aparece como algo lejano a la gente, que no responde a sus necesidades y que favorece a los de siempre.

Esto está trayendo una profunda desafección de una parte muy importante de la población hacía los partidos políticos, en general, y al PSOE, en particular. Una parte de la ciudadanía considera que nuestro partido no responde a este momento histórico, que no plantea cosas diferentes que permitan arreglar los problemas que tenemos, desde una forma distinta, más justa, con una perspectiva más de izquierdas.

Se tiene la idea general que si estuviera gobernando el PSOE haríamos las cosas de forma similar en las grandes decisiones económicas y realizaríamos, al menos, parte de los recortes sociales.

Por todo esto, estamos en un momento clave en el que o reaccionamos y contribuimos a una profundización democrática real o seremos vistos por parte de un sector social mayoritario como parte del establishment, de una casta política que está por defender los intereses del sistema frente a los intereses de la mayoría.

Para ello tenemos que realizar, entre otras muchas cosas, un cambio fundamental en nuestra forma de organizarnos, mejorar la participación ciudadana en la política, repensar cómo tomamos las decisiones, tanto dentro del partido, como en las instituciones cuando gobernamos.

Tenemos que escuchar, dialogar y trabajar codo con codo con todos los colectivos sociales, que en muchos casos, están dando respuestas a la ciudadanía antes que nosotros. Especialmente con los movimientos sociales que han aparecido a raíz de la crisis, como el 15 M, que ha conseguido atraer de nuevo a la participación política a muchísimos ciudadanos desencantados con el funcionamiento del sistema.
Tenemos que buscar soluciones a los problemas de la gente desde una perspectiva nítidamente de izquierdas, con humildad, escuchando a los sectores implicados y apostar por respuestas que contemplen los intereses de la mayoría.

Construir, en base a este trabajo común con la sociedad, un nuevo proyecto ideológico que responda a los problemas de nuestro tiempo y plantee un modelo de futuro sostenible.

Tenemos que abrir el partido a los militantes y a los ciudadanos, promoviendo iniciativas que profundicen la democracia y la participación.

Tenemos que recuperar nuestro sitio al lado de la ciudadanía y para eso tenemos que ser creíbles en nuestra actuación política, demostrar nuestra voluntad de cambio, nuestra inequívoca apuesta por hacer las cosas de otra manera, y eso implica tomar decisiones YA.

Lo primero, lanzar un mensaje nítido de apertura a la sociedad democratizando nuestros procedimientos. Hacer primarias abiertas a la ciudadanía para elegir a las/os candidatas/os que encabecen nuestras listas en el Gobierno de la Nación, Comunidades Autónomas y ayuntamientos, al menos, de los municipios grandes.

No pueden ser primarias a las que sólo puedan presentarse los que controlan los aparatos orgánicos del partido. Hay que apostar por la democracia, reduciendo los requisitos para poder presentarse a las primarias a números que no deben ser de más del 3% de la militancia en cada ámbito de elección. Hay que desbloquear los avales para que cada militante pueda avalar a cuantos candidatos considere oportuno. Hay que incentivar la participación de los ciudadanos haciendo mecanismos sencillos de acceso a la votación en las primarias.

Desde este mismo momento, al menos en el PSOE, tenemos que vincular una persona a un sueldo, no podemos tener a nadie cobrando de varios puestos institucionales u orgánicos a la vez.

Tenemos que impulsar un cambio de la Ley Electoral presentando iniciativas que unan más a los candidatos con el territorio donde salen elegidos para que sea ante las/os ciudadanas/os donde tengan que dar gestión política. Tenemos que establecer fórmulas que fomenten la elección directa por parte de la ciudadanía, de al menos, una parte de los cargos institucionales elegidos, ya sea con listas abiertas o con listas cerradas desbloqueadas que permiten ordenar a los miembros de esa lista en el orden que el ciudadano quiera u otras posibilidades que se puedan plantear con este objetivo.

Hay que crear mecanismos de participación directa de la ciudadanía en la toma de decisiones en las administraciones; presupuestos participativos, toma de decisiones por referéndum vinculantes para los gobernantes, fomento de la presentación de las Iniciativas Legislativas Populares disminuyendo las firmas necesarias para su tramitación.

Tenemos que crear, en las diversas administraciones, órganos conjuntos con las organizaciones sociales, con capacidad de decisión y no solamente consultivos.

Tenemos que apoyar los espacios de autogestión ciudadana que están aportando experiencias nuevas y muy enriquecedoras, comprometiendo a las personas con su entorno.

Hay que, en suma, cambiar nuestra forma de hacer política para que nuestro partido, el PSOE, vuelva a ser un motor fundamental del cambio social, un instrumento de transformación y modernización al servicio de la mayoría social. El PSOE tiene que devolver a la POLÍTICA al sitio de centralidad que le corresponde en un sistema democrático.

Esta responsabilidad es cosa de todos/as y nos corresponde defenderla en todos los ámbitos donde podemos ejercerla. Nos jugamos nuestro bienestar y el de las generaciones venideras.

Chema Dávila Pérez es Secretario General de la Agrupación Socialista de distrito Centro PSM-PSOE

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Un comentario sencillo, de un militante de la Agrupación , este discurso en lo que propone y en el planteamiento que hay detras es el que debemos difundir, desde mi opinión sin complejos , gracias Chema , voy a copiar el texto y enviar a gente cercama , tienen que saber que nosotros los socialistas compartimos y podemos ayudar desde el partido a ese cambio social.
Angel Blanco

Comentario por Angel Blanco




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: