Bitácora de los socialistas de distrito Centro


Reforma de la administración Local
23 abril 2013, 8:23 am
Filed under: Opinión | Etiquetas: ,

gasparPor Gaspar Zarrías. Los Gobiernos locales han sido claves en el desarrollo de nuestro país durante los últimos 30 años. Miles de Alcaldes y concejales han trabajado para transformar sus pueblos y ciudades desde lo local, y han contribuido con su labor a afianzar la democracia y asegurar el bienestar social y la igualdad.

Los Ayuntamientos juegan un papel clave al ser la Administración más cercana al ciudadano: por un lado, claves en la prestación de los servicios básicos, garantizando dicha prestación en cualquier lugar (sea el municipio grande o pequeño); y por otro lado, porque es la administración más próxima y a la primera que los ciudadanos acuden cuando tienen un problema.

La reforma de la administración local es uno de los retos pendientes de los últimos años.

Se hace necesario actualizar y adaptar a la realidad actual la ley de bases de régimen local, en vigor desde 1985, y abordar de una vez por todas, la reforma de los Gobiernos Locales españoles, dotándoles de una normativa plenamente armonizada con el desarrollo constitucional, la consolidación del Estado de las Autonomías y las reformas estatutarias más recientes.

El Gobierno del PP presentó el pasado mes de febrero un borrador de anteproyecto de ley de reforma local, que lejos de solucionar los problemas y dar respuesta a las demandas de los gobiernos locales, supone una grave amenaza para el municipalismo.

Según el Gobierno, la reforma persigue tres objetivos básicos: racionalizar la estructura organizativa según los principios de eficiencia y equilibrio financiero, clarificar las competencias municipales para evitar duplicidades y garantizar su control financiero. Pero nada de esto se cumple, muy al contrario. NO consigue los objetivos enunciados, porque no reduce los ámbitos de duplicidad competencial, aunque inicia un peligroso camino de desmantelamiento de la estructura democrática de los ayuntamientos, fortalecimiento de órganos y sistemas de decisión no electos y eliminación del sector empresarial público local.

En primer lugar, todo el anteproyecto se justifica bajo la premisa del ahorro, el control del déficit y el cumplimiento de la ley de estabilidad presupuestaria.

A partir de la criminalización de la administración local, se opta por eliminar la autonomía de las corporaciones locales y presentarlas a la opinión pública como despilfarradoras, culpándolas de actual situación de crisis. Hay excepciones, como son las grandes ciudades, con Madrid a la cabeza, con una deuda de 7.000 millones de euros; pero en España hay 8.116 y hay dos datos que desmontan por sí solos la percepción de muchos que usan como argumento para criminalizar a las entidades locales: De toda la deuda de las Administraciones públicas, 882.000 millones en 2012, sólo un 4% corresponde a las entidades locales. Además, los Ayuntamientos han cumplido con el objetivo de déficit, con una reducción con respecto al año anterior de 0,3% y fijando la cifra actual en el 0,2% del total.

En realidad, el anteproyecto que ha presentado el Gobierno esconde un cambio radical de modelo, que termina con la idea de Ayuntamiento que tenemos hasta ahora.

El objetivo último de la reforma es el desmantelamiento del sector público local y la privatización de los servicios. Se elimina en muchos casos todo atisbo de prestación pública y al menos de iniciativa económica para sustituirla por la iniciativa privada.

Los perjudicados serán directamente los ciudadanos: Tendrán menos servicios, serán más caros y de peor calidad:

Menos servicios porque desaparecen los servicios que los ayuntamientos prestaban, como el apoyo a las personas dependientes y las becas de comedor escolar, entre otros, sin que eso signifique que otra administración pase a prestar esos servicios. Como la reforma antepone la rentabilidad económica a la rentabilidad social, todos aquellos servicios que no sean rentables se suprimirán. Y no podemos olvidar que los servicios que se prestan en los pueblos son más caros que los que se prestan en una gran ciudad. Con esa reflexión justifican que no se pueden mantener los servicios actuales en los pequeños municipios, abriendo la brecha entre zonas rurales y urbanas.

Más caros y de peor calidad porque se establece por ley la necesidad de adaptar tasas y precios públicos al coste real del servicio, lo que asegura su rentabilidad y facilita su entrega al sector privado.

Junto a ello no se puede obviar la pérdida considerable de puestos de trabajo, que traerán consigo estas medidas.

En definitiva, desde el PSOE consideramos que este proyecto supone un ataque frontal al municipalismo, que sitúa a los ayuntamientos como los culpables de la crisis y a los ciudadanos como los paganos que verán mermados considerablemente los servicios básicos, y en muchos casos, los verán desaparecer.

Frente a este despropósito los socialistas defendemos una reforma integral de la Administración local que aborde de manera directa las demandas que los gobiernos locales llevan años reclamando. Nos parece indispensable el establecimiento de un proceso de transición claro de competencias a los municipios de forma que quede claramente delimitado en qué materia son competentes con respecto al Estado y a las Comunidades Autónomas.

Es necesaria una mayor austeridad y simplicidad en el mundo local para conseguir no sólo un importante ahorro en el gasto sino también mayor eficacia en la gestión, sin recortar servicios a los ciudadanos.

Es preciso, además, que se reconozca un catálogo de derechos ciudadanos, que les posibilite para exigir por vía judicial el cumplimiento de su derecho a participar en la vida pública y a disfrutar de servicios públicos de calidad.

Además, una ley de gobierno local no puede olvidar la transparencia y el buen gobierno, haciéndose obligatoria la publicación de todas las decisiones trascendentales para la vida local, lo que posibilitará gobiernos más eficaces y mejor controlados tanto por la oposición como por los propios ciudadanos.

Y unido a ello, defendemos que se fijen unas retribuciones dignas, acordes con la realidad que vivimos, y con total transparencia. Los socialistas queremos que cobren y no que “ingresen”, y recordamos que la realidad municipal son los pequeños municipios, donde trabajan miles de alcaldes y concejales que no cobran nada y que forman un auténtico batallón de voluntarios al servicio de sus pueblos y sus vecinos

Como vemos, nada tiene que ver nuestro modelo de régimen local con el que propone el Gobierno del PP.

Frente a una concepción “economicista” y mercantilista de los servicios públicos locales, los socialistas queremos salvaguardar los servicios públicos y proteger el importante papel que cumplen los Gobiernos Locales para garantizar la vertebración territorial y la cohesión social.

Junto a ello, defendemos el reconocimiento constitucional del principio de autonomía local, la defensa de la democracia local y en el carácter de nivel de Gobierno territorial cuya legitimidad se asienta en su elección a través del voto de los ciudadanos en las urnas.

Gaspar Zarrías es secretario de Ciudades y Politica Municipal del PSOE

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: